Personaje

Daniel Martinazzo: la codiciada leyenda del hockey que quiso vivir en San Juan

Al dos veces campeón mundial le llovían ofertas de Europa y otras partes del mundo cuando lo comparaban con Pelé, Lewis y Magic Johnson. Pasó por Paren las Rotativas y no dejó nada sin contar. Desde la gloria del hockey, a una crítica al ambiente competitivo de la provincia y la razón por la cual eligió San Juan para vivir.
lunes, 7 de junio de 2021 · 13:30

Dentro de las múltiples personalidades destacadas que hay en San Juan resulta imposible no pensar en Daniel Martinazzo. La leyenda del hockey sobre patines que supo dejar en lo más alto del podio al país y trajo otras tantas alegrías a nuestra provincia. Martinazzo es sinónimo de esfuerzo y perseverancia y a lo largo de su vida no solo estuvo en la tapa de diarios famosos por los campeonatos que lleva en sus espalda, sino también porque es un destacado dirigente deportivo que sigue vigente a la fecha. Además otros tantos sanjuaninos lo conocen por que viene de una familia empresaria que puso dos tiendas de renombre en la provincia: la conocida parrillada Bigotes y el local deportivo Martinazzo Deportes.

Daniel de niño. 

Para muchos Martinazzo fue el Pelé del Hockey; o el "Magic" Johnson que la rompía en Los Angeles Lakers y no lo llegaron a comparar con Messi porque simplemente no coincidieron en tiempos. Era rápido, preciso, con potencia y con capacidad de gol. Varios dicen que daba miedo enfrentarlo. No por nada a los 11 años integró la selección argentina Sub-18. Y a los 16, jugó por primera vez en el equipo nacional de mayores. También estuvo en la selección argentina de hockey sobre patines durante siete mundiales. Obtuvo dos campeonatos mundiales para el país (1978 y 1984) y ganó varias ligas locales y campeonatos internacionales en Italia (1983 y 1984) y en España fue como Maradona en Nápoles porque ganó cinco torneos importantes (1986, 1987, 1990, 1991 y 1992).

Tapa de los campeones con Daniel Martinazzo, Rubén Suñé, Hugo Pastor Corro y Daniel Passarella.

Cuando las rudas dejaron de girar pasó a ser presidente de la Federación Sanjuanina de Patín (1994-2006). En Europa incluso lo consideraron el mejor jugador del mundo durante 1978 y 1986. Recibió el Olimpia de Oro 1978, la Medalla de Oro en los Juegos Panamericanos 1979, Olimpia de Plata 1980 y 1984 y el Premio al Mejor Jugador Mundial 1984. Y fue candidato al Premio Príncipe de Asturias de 1992, que es el máximo galardón que entrega la realeza española para honrar la labor científica, técnica, cultural, social y humana. Y Martinazzo casi lo gana, solo que se lo llevó un famoso ciclista español.
Con todo lo que decimos esta figura del deporte se pudo haber pasado sus días en cualquier parte del mundo, pero quiso venir a San Juan ¿Por qué lo hizo? Mirá la primera parte de la entrevista y enterate:

Cuando se fue de Europa Daniel tenía 24 años y de todos los lugares del mundo eligió San Juan para vivir. Antes de eso le ofrecieron cientos de proyectos para que se asentara en el viejo continente, pero no había chance. No solo lo pedían de España, sino también de Italia y Portugal, pero el ambiente familiar fue más fuerte y en 1993 se instaló en la provincia nuevamente.

La etapa de jugador de hockey había finalizado con todos los objetivos cumplidos. Varios campeonatos nacionales en España y dos en Italia, además de torneos anuales de carácter regional e intereuropeo, constituían el maravilloso historial que se trajo. Le faltó ganar el "Príncipe de Asturias" de 1992 que se lo quedó el ciclista español Miguel Induráin (cinco veces ganador del Tour de Francia), pero su fama crecía a pasos agigantados y lo comparaban con las estrellas máximas del deporte mundial. 

¿Qué le esperaba en San Juan? ¿Y cuando pasó a ser dirigente deportivo y empresario? Mirá la segunda parte de la entrevista y enterate: